lunes, 14 de marzo de 2011

La vida disipada

Creo que el mejor de todos los superpoderes es poder parar el tiempo. Yo de eso tempo poco, y necesitaría mucho... y seguro que aún me vendría mejor un poco más.
Tengo una capacidad infinita para llenar mis horas, y sólo me aburro viendo fútbol, por eso no lo veo.

No tengo que ir a trabajar en unos días y lo estoy disfrutando como un mono del Amazonas al que hayan dejado por descuido en un almacén de plátanos. Vamos, que me he sentado en mi montaña de horas como el tío Gilito y estoy rebozándome en mi tiempo libre muertecita de placer. Tanto, que hasta me he levantado a las 8h para tener más, un poco en modo avariciosa de las horas.

Tenía uno de esos planes que a mi me gustan: sencillo y eficaz. Quedar con la gente para la que no tengo tiempo habitualmente... y hacía tiempo que no veía a Mulan.

Quedamos a las 8h para tomar un café y hemos acabado tomando unos copazos a golpe de lunes. Como sólo íbamos a tomar café... y no a cenar... me he venido haciendo unas eses como las vacas del anuncio de "ahora yogourt, ahora postres".

De camino a mi hogar me di cuenta de que, a pesar de mi montón de tiempo libre, no había hecho la compra... así que tuve que parar en Opencor a coger algo para desayunar. Leche... o algo.
Hacer la compra en el Opencor con Bacardilimonconcola en sangre creo que no es la típica cosa que recomiendan en la asociación de consumidores. Cuando me di cuenta, en vez del brick de leche que necesitaba, me vi haciendo equilibrios por la calle con un montón de pesadas (incluída una bolsa de naranjas de 5 kilos) que me parecía a mi que estaban de oferta.

Al llegar a mi portal me vi reflejada en el cristal, con los ojos chispeantes y tratando de encontrar las llaves en lo más profundo de mi bolso... porque yo no tendré superpoderes... pero mi bolso por las noches se transforma en el de Mary Poppins y tiene el fondo más profundo que los océanos más oscuros.
Me vi cargada de bolsas repletas de cosas tan útiles para la vida como una caja de gallegas de HelloKitty y un montón de gomas del pelo de colorines... y me hice la pregunta del millón:
¿Cuándo tomar unas copas entre semana deja de ser mogollón de molón para empezar a ser lastimoso en plan Masiel?...
Confío en que me manden una carta certificada a casa o algo para avisarme.

4 comentarios:

  1. jajaja... temo que a veces soy más lunática que encantadora ¡Pero gracias!

    ResponderEliminar
  2. Si hasta moradas hasta las cejas no dejamos el chip de mujer responsable de su casa y sus cosas. Si fueses un tío como mucho te habrías pasado por un 24 h a pedir un bocata de lomo con queso y a dormirla. Si ya lo dice mi socio, ser mujer es un rollo.

    ResponderEliminar
  3. jajaj ¡mujer a tiempo completo! ¿Qué le vamos a hacer?

    ResponderEliminar